Los elementos, el crisol y las apariciones; de cómo me convierto en alquimista.

Mi obra proviene de un cedro rojo, del serpenteo de una anaconda entre la hojarasca cercana a un río, del grito de un mono aullador en la copa de un gigante verde, de la tristeza de los grandes árboles asediados por el hombre, del rugido de un jaguar en la espesura, de una manada de saínos, del vuelo imponente del cóndor, del salto feliz de una ballena jorobada.

Mi obra proviene de una profunda tristeza al asistir a la depredación sistemática de la flora y fauna de nuestro planeta. Las manchas de color entrelazadas con las formas en negro sustentan la atmósfera de intrincados caminos entre la selva. El dibujo se presenta en negro y se articula en diferentes formas vitales, nos habla de secretos, nos cuenta de lo oculto.

Los grandes contrastes explican de alguna manera la lucha por la supervivencia, todo deviene en un intento por la pluralidad. Una presencia se desliza a través de las líneas y las manchas y cada una de las partes es un universo que se relaciona con su entorno.

Una explicación no es suficiente cuando la emoción es enorme; cuando las sensaciones van más allá de las palabras. Cuando el hecho físico de la caída del agua se convierte en una cascada de pinceladas, entonces, se llega al hecho cierto del arte.

La trasmutación deviene en formas, las visiones en materia; cada una de las ideas que nacen de las experiencias, se convierten en la fragua de la tela y la materia, donde se mezclan los elementos que darán vida a cada uno de mis testimonios sobre lo maravilloso de nuestra madre naturaleza.

Die Elemente, der Schmelztiegel und die Erscheinungen; wie ich Alchemist werde.

Meine Arbeit stammt von einer roten Zeder, von der Windung einer Anakonda zwischen der Laubstreu in der Nähe eines Flusses, von dem Schrei eines Brüllaffen in der Krone eines grünen Riesen, der Traurigkeit der großen, von Menschen belagerten Bäume, dem Brüllen der Menschen -ein Jaguar im Dickicht, von einer Herde Pekaris, der imposanten Flucht des Kondors, dem glücklichen Sprung eines Buckelwals.

Meine Arbeit entspringt einer tiefen Traurigkeit, der systematischen Zerstörung der Flora und Fauna unseres Planeten beizuwohnen. Die Farbfelder, die mit den schwarzen Formen verbunden sind, beinhalten die Atmosphäre auf verschlungenen Wegen durch den Dschungel. Die Zeichnung ist in Schwarz gehalten und in verschiedenen Lebensformen artikuliert, sie erzählt uns Geheimnisse, sie erzählt uns über das Verborgene.

Die großen Gegensätze erklären in gewisser Weise den Überlebenskampf, alles wird zum Versuch der Pluralität. Eine Präsenz gleitet durch die Linien und Flecken und jeder Teil ist ein Universum, das mit seiner Umgebung zusammenhängt.
Eine Erklärung reicht nicht aus, wenn die Emotion groß ist; wenn Empfindungen über Worte hinausgehen. Wenn die physische Tatsache des Wasserfalls zu einer Kaskade von Pinselstrichen wird, ist die wahre Tatsache der Kunst erreicht.

Die Umwandlung erhält Formen, die Visionen werden Materie. Jede der Ideen, die aus den Erfahrungen geboren wird, wird zur Schmiede des Gewebes und des Materials, in der die Elemente, die jedem meiner Zeugnisse über die wundervolle Natur unserer Mutter Leben geben werden, gemischt werden.

The elements, the melting pot and apparitions. How I become analchemist.

My work comes from a red cedar, from the meandering anaconda between the leaf litter near a river. From the howl of a howling monkey in the top of a green giant, from the sadness of the great trees besieged by men. From the roar of a jaguar in the thickness of the jungle, of a herd of sainos, the grand flight of the condor, the happy leap of a humpback whale.

My work comes from a deep sadness as a witness to the systematic predation of flora and fauna in our planet. The spots of color intertwined with shapes in black support the atmosphere of intricate paths in the jungle. Drawing presents in black and articulates in different vital forms, it speaks to us about secrets, tells us about what’s hidden. The great contrasts explain somehow the fight for survival. All becomes an attempt for plurality. A presence slides between the lines and the spots, and each of the parts is an universe that relates with its environment.

An explanation is not enough when emotions are enormous; when feelings go beyond words. When the physical event of water falling, becomes a waterfall of brushstrokes, then we arrive to the true fact of art.

Transmutation becomes shapes, visions into matter; each one of the ideas that are born from experiences become the forge of fabric andmatter, where the elements that bring my testimonies about the wonders of mother nature will come together into life.

Digit

Digit, el gorila favorito de Dian Fossey, fue asesinado por cazadores furtivos, el primero de enero de 1977; le cercenaron la cabeza las manos, los pies y los testículos.
Digit es mi primera obra con el leitmotiv de la naturaleza, a partir de esta pintura, no me volví a preguntar por las vivencias de los seres humanos, de aquí en adelante, solo me ocuparía de la naturaleza como motivo central de mi obra; animales y paisaje son los personajes de las historias que plasmo en pintura, la tragedia de convivir con la especie humana, los planetas en el espacio o la vida en la selva, tienen como principio a Digit, creada en a partir del dibujo de un gorila bostezando, puesto como la idea principal en esta obra y complementado con manchas y líneas que pretenden ser la selva.

Digit nació como obra de arte, en agosto de 1988, cuando cursaba la carrera en la Universidad Nacional, fue el resultado de múltiples búsquedas pictóricas, de las cuales nacieron muchas de mis siguientes obras.

Montañas urgentes

Alturas de Machu Picchu
Pablo Neruda

VI
Entonces en la escala de la tierra he subido
entre la atroz maraña de las selvas perdidas
hasta ti, Macchu Picchu.
Alta ciudad de piedras escalares,
por fin morada del que lo terrestre
no escondió en las dormidas vestiduras.
En ti, como dos líneas paralelas,
la cuna del relámpago y del hombre
se mecían en un viento de espinas.

Madre de piedra, espuma de los cóndores.

Alto arrecife de la aurora humana.

Pala perdida en la primera arena.

Ésta fue la morada, éste es el sitio:
aquí los anchos granos del maíz ascendieron
y bajaron de nuevo como granizo rojo.

Aquí la hebra dorada salió de la vicuña
a vestir los amores, los túmulos, las madres,
el rey, las oraciones, los guerreros.

Aquí los pies del hombre descansaron de noche
junto a los pies del águila, en las altas guaridas
carniceras, y en la aurora
pisaron con los pies del trueno la niebla enrarecida,
y tocaron las tierras y las piedras
hasta reconocerlas en la noche o la muerte.

Miro las vestiduras y las manos,
el vestigio del agua en la oquedad sonora,
la pared suavizada por el tacto de un rostro
que miró con mis ojos las lámparas terrestres,
que aceitó con mis manos las desaparecidas
maderas: porque todo, ropaje, piel, vasijas,
palabras, vino, panes,
se fue, cayó a la tierra.

Y el aire entró con dedos
de azahar sobre todos los dormidos:
mil años de aire, meses, semanas de aire,
de viento azul, de cordillera férrea,
que fueron como suaves huracanes de pasos
lustrando el solitario recinto de la piedra.

Montañas urgentes, es una necesidad por llamar la atención sobre las montañas, no únicamente nuestras montañas colombianas, sobre todas las montañas, que están siendo arrasadas en todo el planeta, que están siendo asesinadas por la minería, que no se detiene ante ninguna consideración.

Nuestra madre tierra nos llama a hacer una reflexión profunda y sentida acerca de lo que le estamos haciendo y cómo podemos detener esta barbarie, que solo beneficia a unos pocos, siendo el resto de la humanidad la afectada en gran medida, y sobre todo, por la futura falta de agua potable en todo el planeta.

Marashá

Amazonas
Pablo Neruda

Amazonas,
capital de las sílabas del agua,
padre patriarca, eres
la eternidad secreta
de las fecundaciones,
te caen ríos como aves, te cubren
los pistilos color de incendio,
los grandes troncos muertos te pueblan de perfume,
la luna no te puede vigilar ni medirte.
Eres cargado con esperma verde
como un árbol nupcial, eres plateado
por la primavera salvaje,
eres enrojecido de maderas,
azul entre la luna de las piedras,
vestido de vapor ferruginoso,
lento como un camino de planeta.

El amazonas es poderoso, crea y destruye a voluntad, es la vida en sí mismo, a su paso a través del continente, convierte el paisaje en su obra; cerca de Leticia, ha creado un lago pequeño, ignoto, un paraíso resguardado de la furia de su padre, es Marashá, un pedazo de agua que el Amazonas resguardó como si fuese un tesoro, para que la fauna se hiciera su dueña.

Memoria y retorno

Después de largos años en los que era imposible el arte, vuelvo a tomar el camino de la creación, vacilante, con miedo, sin una huella para seguir, solo con el deseo de encontrar aquello que había dejado, pero que siempre me llamaba para que volviera, pero el regreso no iba a ser fácil o rápido, retornar a la pintura me tomó seis largos años.

La exposición Memoria y retorno la hice para mostrarme que todavía quedaba algo en las manos y que siempre se puede volver a nuestro hogar espiritual, a ese estado donde el trabajo es la felicidad, regresar a los colores, a las tintas, a los pinceles, y aun más, encontrar unos nuevos medios expresivos que no había explorado más allá del deseo; regresar al dibujo, ese espacio eterno, pues nunca se llena, hagas lo que hagas, el dibujo te sorprende con nuevas formas de expresarse, de expresar, de que te expreses.

El retorno, creo yo, ha superado mis propias expectativas, y me ha dado un impulso enorme para explorar mucho más, con más elementos, con más recursos, con más amor y, sobre todo, con más desición.

Exploraciones

Son muchos los aspectos que se deben enfrentar al iniciar una obra, se tiene un leitmotiv, pero hay que saber qué hacer con los elementos que se tienen.

A veces se siguen caminos que no llevan a nada, se hacen obras que solo van para el inventario personal; sin embargo, hay caminos que vale la pena recorrer, en el sentido en que en ellos encuentras la forma de expresarte con los elementos que tienes, son sendas donde aparecen lenguajes que más se ajustan y que mejor encajan en los propósitos y desafíos de mi trabajo como artista.

Es necesario hurgar hasta la saciedad en estos terrenos plásticos, para darle forma a la expresión particular, se hace de suma importancia el no ceder ante nada, para sacar de esas vetas, todo cuanto tengan para darnos, pues es la forma de lograr una expresión que me satisfaga, que entienda el observador y que el mensaje llegue a buen puerto.

Guardián de bromelias

El oso de anteojos u oso andino, es el único úrsido de América del Sur, su hábitat abarca los países donde existen páramos, desde Venezuela hasta el norte de Argentina; en Colombia, su población está en serio peligro debido a la deforestación y la caza.

Dentro de mi obra utilizo algunos arquetipos con los que pretendo mostrar la tragedia a la que estamos sometiendo la naturaleza, la cual es sobre explotada de manera inmisericorde.

Reyna Galáctica

Gran oso del norte, guardián de la sagrada montaña, Nieve perpetua en su cumbre, emblema de ancestral sabiduría.

Tu poder emana de la madre tierra, que te elije mensajero, rugido el tuyo, un estruendo, lo podamos oír en toda la Gaia.

Ensancha tus pulmones, muestra tus fauces, las afiladas garras, ruges, de pie avanzas al ataque, defiendes la naturaleza, ríos de aguas cristalinas, los verdes bosques, son tus dominios.

Sea una oración suplicante por esta civilización ignorante, adelante noble plantígrado, me conecto contigo, sumo mi plegaria a la tuya, desde la profundidad de mi espíritu, también la de aquellos amantes del planeta.

Comunidad unida somos, guerreros por la luz en amor, toda armonía, paz profunda, realidad transfigurada pensando como dioses, haremos trascender en victoria nuestro azul hogar hasta a la eternidad.

Paisajes imaginados

Solemos pensar que el paisaje debe tener unas formas y colores específicos, que debe ser bucólico, que solo existe en la tierra, de corte costumbrista, de estilo entre romántico y naturalista; sin embargo, el paisaje vive más allá de la presencia de determinadas formas y colores, es ahí donde comienzan los paisajes imaginados, que es una búsqueda, donde el paisaje, más que unas formas acuñadas en la historia, es la representación sensible de la naturaleza; es decir, que una vez se ha interiorizado ese paisaje, por nombrarlo de alguna manera, tradicional, se pasa a una nueva forma de entenderlo, en otro estado, donde las formas y colores se convierten en otra forma de plasmar las fuerzas y las formas naturales.

Estoy haciendo una exploración con una paleta reducida, donde juegan un papel preponderante el azul ultramarino, el negro, el blanco y el dorado, con estos pigmentos, pretendo darle forma a las visiones que tengo respecto de la naturaleza; hay elementos que están presentes en la mayoría de mis obras, así como algunos que aparecen, para dar forma a eso convierto en propuestas de lo que sería un nuevo paisaje.

Las cantoras ingrávidas

Cantoras ingrávidas

Un dibujo, mil dibujos, cientos de miles de dibujos, todos ellos contando historias, diciendo secretos, relatando vidas, tragedias, romances; relatando, emisarios del tiempo, los segundos de las vidas de quienes encontramos en el camino; los dibujos se esparcen en el espacio, doblan a su acomodo el tiempo, suman piel, huesos, sueños, tierra, aire; se hacen corpóreos, se convierten en seres de papel, o seres de madera, o de hierro, o quizás solo se convierten en formas biológicas o en pensamientos.

De la fragua del dibujo salen gigantes sonoros, seres que cantan en la inmensidad de la ingravidez; sus cuerpos emergen dibujados en el espacio; toda su vida es un testimonio de la falacia del desarrollo y de cómo violentar la vida, de cómo condenar al indefenso en su entorno; una existencia preciosa llevada al borde de la nada, puesta en el camino de los recuerdos.

Dibujos tridimensionales

Dibujos en el aire

El lápiz, la pluma, la tinta, la sanguina, el papel, han conseguido rehacerse en otras formas de vida, sus historias pasan al metal, que ya no es más duro y frío o impasible; ahora, el metal asume una nueva cadencia, van quedando atrás los tiempos de la aspereza, una nueva expresividad se abre paso, el dibujo entonces aflora, se asoma entre el calor de la fragua y se hace forma viva, se hace observador metálico de estrellas, se hace mundos acuáticos, o planetas sonoros, o cantoras ingrávidas; su espíritu entonces se habrá convertido en jugador de la expresión; va más allá de las fronteras para rehacer la creación.

Cuando se piensa en dibujo, se llega a una imagen bidimensional, una idea puesta en un plano donde se representa la tridimensionalidad, los usamos la perspectiva y otros artificios para plasmar el volumen.

Creo que es posible un más allá para el dibujo, y es por eso que comencé a hacer estas obras en metal, que llamo dibujos tridimensionales; y es que los siento como tales, cuando pongo las varillas para soldarlas, siento que las estoy trazando con un carboncillo o una sanguina, ese plano, esa bidimensionalidad dejar de ser para convertirse en un espacio donde las líneas entretejen las ideas.

El metal es un lenguaje más de expresión, donde se reemplazan el lápiz por el acero, la soldadura se puede convertir en rayones y el mismo óxido en la sanguina.

Acerca del dibujo

El dibujo esconde en su interior la más poderosa de las fuerzas en el arte, pues es la idea primera, es la partida, es el fuseki que desencadena la vida en el plano.

Al principio es la nada, el plano es infinito, el caos subyace en el trazo gestual, en la línea; el lápiz se mueve y entonces, como por arte de magia, un universo hijo de otros comienza a moverse, comienza el alumbramiento, se desliza en la superficie, se convierte en forma, la forma se llena de elementos y se entiende, y nos cuenta de mundos donde ir y explorar.

Las ideas-formas saltan del plano, la selva provee los elementos que son seres para crear nuevos seres, las sombras guardan las voces, las líneas nos dicen de las presencias furtivas que nos miran, que nos tocan sin hacerlo, que son escurridizas para que no puedan ser atrapadas.

Formación profesional

Artes Plásticas
Especialización en pintura
Universidad Nacional de Colombia
Bogotá, 1986 – 92

Datos de contacto

Calle 21 # 3-25, Bogotá, DC
Cel: 57-1-3005533817
E-mail: fearte91@gmail.com
www.fernandomurcia.com.co
Facebook: Fernando Murcia – Artista
Instagram: josefernandomurcia

Exposiciones individuales

Pintura. Centro Colombo Americano. Bogotá, 1994.
Memorias de antepasados recientes. Centro Cultural Buscando América. Bogotá, 1995.
Malerei. Wiengas Galerie. Viena, 1995.
Aquarelle und Ölbilder. Chica Galerie. Viena, 1996.
Entre amarillos y verdes. Hotel Sheraton. Bogotá, 1999.
Memoria y retorno. Café Culture. Bogotá, 2016.
Donde nace la lluvia. Carta Abierta Galería. Bogotá, 2018.
Guardián de bromelias. Muro líquido. Universidad Tecnológica de Pereira. Pereira, 2018.
Alma animal. Congreso de la República de Colombia. Bogotá, 2018.
Guardián de bromelias. Casa Villa DaKappo. Silvania, 2018.
El silencio, el protector y la lluvia. Biblioteca Luis Carlos Galán del Congreso. Bogotá, 2019.
Text

Exposiciones colectivas

Dibujo Cuatropretextos. Facultad de Arte. Universidad Nacional de Colombia. Bogotá, 1988.
XVI Salón Francisco Antonio Cano. Museo de Arte. Universidad Nacional de Colombia. Bogotá, 1989.
Dos visiones. Instituto Colombiano de Cultura Hispánica. Bogotá, 1993.
Un metro cuadrado, Espacio de reflexión en arte conceptual. Biblioteca Central. Pontificia Universidad Javeriana. Bogotá, 1993.
Panorama Artístico Contemporáneo. Centro Cultural Fundación Gilberto Alzate Avendaño. Bogotá, 1993.
Primer concurso nacional de pintura. Banco Ganadero. Bogotá, 1993.
Die andere Reise, The friends of contemporary african art. Argues Galerie. Viena, Kunst Halle Krems. Krems, 1996.
Arte, memoria y sociedad. Archivo General de la Nación. Bogotá, 2001.
Arte y memoria. Fundación Santillana, Bogotá, 2002.
Art Libris. Teatro La Candelaria, Bogotá, 2008.
Amalgama. Carta Abierta Galería, Bogotá, 2017.
Tercer circuito de talleres abiertos. Bogotá, 2018
ArtChicó. Galería Martinoni y Martinoni. Bogotá, 2018
Opus 2019. Galería Melaká. Bogotá, 2019.
XVI Festival Cultura al Riel. Museo Gustavo Rojas Pinilla. Tunja, 2019
Primera Bienal de Engativá. CREA La Granja. Bogotá, 2019.
XI Bienal Internacional de Arte Suba. Zea Mays-Chía. Bogotá, 2019.
Primer Encuentro Nacional de Investigación – Creación: Imagen, Memoria y Territorio. Casa Museo Jorge Eliecer Gaitán. Bogotá, 2019.
Leyendas del Majuy.  Cota, 2019.